05 Jan

80 años de la muerte de Lisandro de la Torre

 

 

 

Ochenta años atrás, el 5 de enero de 1939, se suicidaba Lisandro de la Torre, jurisconsulto, político y escritor argentino, fundador del Partido Demócrata Progresista. Había nacido en Rosario el 6 de diciembre de 1868.

Desde muy joven empieza a participar en la actividad política, encontrando un espacio de discusión y práctica en el marco de la Unión Cívica Radical,  De la Torre se sumó muy pronto a esta naciente fuerza, liderada por Leandro Alem y Aristóbulo del Valle, en la que también se iniciaron políticamente Hipólito Yrigoyen y Juan B. Justo.

En 1890, al graduarse de abogado elaboró su tesis doctoral sobre municipios y comunas. Este documento y su posterior acción instalaron en Argentina la idea de la "autonomía municipal". 

De la Torre se alejó de la Unión Cívica Radical (UCR) en 1898. Fundó en Rosario el diario La República, junto a  Florencio Sánchez como secretario de redacción.

En 1911 se constituyó la Liga del Sur en Rosario,  fue electo en 1912, diputado provincial en representación del departamento San Lorenzo, y en 1914 obtuvo la banca de diputado nacional. 

El 14 de diciembre de 1914 se realizó la Asamblea de Constitución del Partido Demócrata Progresista (PDP), en el Hotel Savoy de Buenos Aires. Lisandro de la Torre fue elegido presidente del nuevo partido, acompañado por Joaquín V. González, Indalecio Gómez, Carlos Ibarguren, José María Rosa, Alejandro Carbó, Carlos Rodríguez Larreta, Mariano Demaría; entre otros.

Las bases demócrata-progresistas estaban relacionadas con un programa de reformas que incluía una reforma tributaria que gravara la riqueza y aliviara los impuestos sobre el consumo, la creación de una marina mercante nacional, y una política de proteccionismo industrial, entre otros proyectos.

En dos oportunidades, Lisandro de la Torre fue candidato a la presidencia de la República,  ocupando una banca en el Senado del 20 de febrero de 1932 al 5 de enero de 1937.

Durante su ejercicio tuvo lugar el famoso debate de las carnes, relacionado con el denominado pacto Roca-Runciman, que ampliaba la cuota de exportación de carne vacuna al Reino Unido y sus colonias, pero establecía que el 85% del total de las exportaciones debía realizarse por medio de frigoríficos británicos. Adicionalmente, se suscribieron cláusulas secretas que garantizaban el monopolio de los medios de transporte en manos de empresas inglesas y creaban el Banco Central de la República Argentina, con preeminencia de capitales ingleses.

Lisandro de la Torre inició una investigación sobre el comercio de las carnes, en el marco del Pacto Roca-Runciman. La investigación se hizo pública en el Senado de la Nación en julio de 1935, dónde de la Torre acusó al frigorífico Anglo de evasión impositiva y señaló la existencia de un entramado de corrupción que involucraba al gobierno del presidente Agustín P. Justo, y en particular a algunos de sus ministros.

El 23 de julio de ese año, durante una de las sesiones en el Senado de la Nación, el ex-comisario Ramón Valdez Cora, contratado por el Partido Conservador, disparó contra Lisandro de la Torre, disparos que impactaron en el cuerpo de su discípulo y senador electo Enzo Bordabehere, quien se interpuso para protegerlo. Bordabehere falleció a causa de los disparos recibidos.

Pero el ataque a De la Torre no había terminado. El gobierno de Justo decretó la intervención a la provincia de Santa Fe, derrocando al gobierno demócrata progresista de Luciano Molinas. De la Torre se mostró abatido y confesó su voluntad de abandonar la política. Una de sus últimas intervenciones en el Senado tuvo lugar en ocasión del debate del proyecto de Ley sobre represión del comunismo. Dirá entonces: "El peligro comunista es un pretexto, es el ropaje con que se visten los que saben que no pueden contar con las fuerzas populares para conservar el gobierno y se agarran del anticomunismo como una tabla de salvación. Bajo esa bandera se pueden cometer toda clase de excesos y quedarse con el gobierno sin votos. Yo soy un afiliado a la democracia liberal y progresista, que al proponerse disminuir las injusticias sociales trabaja contra la revolución comunista, mientras los reaccionarios trabajan a favor de ella con su incomprensión de las ideas y de los tiempos" .

Terminado el debate, De la Torre presentó su renuncia al Senado y se retiró a su casa de la calle Esmeralda. En el mediodía del 5 de enero de 1939, puso fin a su vida disparándose un balazo al corazón.

Junto a su cadáver se encontró una carta dirigida a sus amigos: "Les ruego que se hagan cargo de la cremación de mi cadáver. Deseo que no haya acompañamiento público ni ceremonia laica ni religiosa alguna. Mucha gente buena me respeta y me quiere y sentirá mi muerte. Eso me basta como recompensa. No debe darse una importancia excesiva al desenlace final de una vida. Si ustedes no lo desaprueban, desearía que mis cenizas fueran arrojadas al viento. Me parece una forma excelente de volver a la nada, confundiéndose con todo lo que muere en el Universo. Me autoriza a darles este encargo el afecto invariable que nos ha unido. Adiós"

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias más leídas...

Hallan restos fósiles de 40 mil años de antigüedad a la vera del Arroyo Seco

 

Allanamientos de la PDI en Arroyo Seco, Gral. Lagos y otras ciudades

 

Fighiera: convocatoria a cortadores de césped y podadores

 

Se realizó la jornada comercial Shopping a Cielo Abierto

 

ANSES en Arroyo Seco

 

 

 

Tres años del gobierno del Presidente Macri, ¿cómo calificas su gestión?

Muy buena

Buena

Regular

Mala


Ver Resultados

 

 

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti