" />
  

 

07 Jun

El "berretín" de las cosas idas... "El carpintero" 3ª parte

 

En este tercer encuentro, continuamos hablando de un viejo oficio, que desde tiempos remotos se lo conoció como "el carpintero", hoy nos referiremos a "Carpinteros, colchoneros y fábricas de muebles"

 

 

Dando comienzo a la tercera entrega de este tema, que iniciamos con el "Viejo oficio del Carpintero ", y al que a medida que avanzábamos se le fueron agregando otras actividades afines, como las "Mueblerías", y "la Fábricación de colchones", ésta última casi desaparecida; trataremos de llegar a nuestros lectores, citando a otras personas , que en nuestro Pueblo desempeñaron tan nobles oficios.

Antiguamente la Fabricación de Carruajes y de la rueda, se hacían en madera. La aparición de nuevas maquinarias, herramientas y materiales modernos, han ido reemplazando en gran parte el trabajo artesanal del Carpintero.

Esto hizo que se facilitaran sobremanera las tareas que antes requerían en un todo, del ingenio y de la habilidad en este oficio.

Decíamos; en la segunda parte, que don Albino De Giácomo, de acuerdo a nuestras investigaciones, fue pionero en Arroyo Seco de la "Fábricación de Colchones", oficio éste que había aprendido en Rosario. Y que como producto de sus habituales viajes hasta los campos y estancias de la zona; sería nuestro Pueblo el lugar elegido para trabajar y vivir junto a su familia.






CASA LOGRIPPO - FABRICACIÓN DE COLCHONES Y MUEBLERÍA

Recordamos que Miguel Logrippo había trabajado con Albino De Giácomo, donde aprendió el oficio de fabricar colchones. 

Inmigrante, nacido en Italia en 1892, había ingresado al país en 1908; radicándose en Pueblo Aguirre; calle Victoria 142 (hoy Irigoyen). Y fue entonces que con su carro y la escardadora, sale en busca de trabajo, hacia las zonas rurales,visitando a los numerosos colonos que en esa época, habitaban los campos de la zona y atendiendo así las necesidades de los mismos.

Duros serían los años de la década del 30 para Miguel. Hacía poco había perdido a su esposa, muy jóven, dejando a sus tres pequeños hijos varones bajo su amparo.

Pasaron los años; y el mayor de ellos, ingresa a trabajar como empleado. Mientras tanto, Luis y Roberto, lo comienzan a acompañar y ayudar en sus tareas.

Tiempo más tarde, el padre y sus dos hijos, instalan en su casa una Fábrica de Colchones, bajo la denominación de "Casa Logrippo".

Los elásticos de metal, para los colchones de lana, anteriormente se adquirían en Rosario. Deciden entonces, instalar una sección dedicada a la fabricación de elásticos para camas. Un logro importante, también digno de destacar, fue el de fabricar el tejido de elásticos.Tarea esta no muy sencilla, ya que se realizaba con una máquina accionada en forma manual.

La Fábricación de Muebles, en todos los estilos, pasaría a integrar otra de las diversas actividades, que a través de los años, fue desarrollando esta empresa de familia.

Al retirarse don Miguel, continúarían funcionando después, como Logrippo Hnos


                 


MUEBLERÍA Y COLCHONERÍA DE FATTORE HNOS

Nacido en laArgentina en 1890, DonDavidAmérico Fattore, en años cercanos a 1920 adquiere la finca de calle Libertad 273. Habitaba esta propiedad junto a su familia. Una habitación estaba destinada a atender su oficio de Sastre. A mediados de los años 30 , su hijo, David, conocido como Chiquito, tenía instalada en la parte posterior de la casa, una pequeña "Fábrica de Escobas" y de "Cortinas de Junco" , elemento éste último muy solicitado en aquellos tiempos. Por otra parte, su hermano mayor, Florencio Fattore, como relatáramos en el número anterior; había aprendido con don Albino De Giácomo el oficio de Colchonero. 
Aproximadamente en 1939, ambos hermanos; instalan en este lugar, una Fábrica de Muebles, Salón de Lustre y Colchonería; bajo la denominación "Fattore Hnos."

Tuvieron en los primeros años, carpinteros como Graciano González, Ricardo y Rodolfo Bozzo, Mingo Barbieri yJuan Giuliani, entre otros. En la parte de colchonería a Antonio Dovidio. A mediados del 40, a José Yanni, Juan C. Lenci, Anastasio Ricardi y Honorio Deheza.

En 1945 aproximadamente, Florencio, decide cambiar de actividad, integrando una empresa dedicada a la Fabricación de Sillas en Solís y L. de la Torre. David Fattore, se asocia entonces con Rosario Spina; operando bajo la razón social de "Fattore y Spina". La experiencia adquirida a través de los años fue jerarquizando la calidad de los productos fabricados, como Juegos de Comedores, Dormitorios, Escritorios e Instalaciones.

Nuevos aspirantes ingresarían, procedentes de Rosario, como fue el caso de los hermanos Lorenzo (Tolo) y Enrique (Poroto) González .Tolo Gonzalez, se dedicó en sus comienzos a la fabricación de colchones y lustrado de muebles. Más tarde pasó a ocuparse de la comercialización.

La década del 40 llegaba a su fin, y otros como Juan (Chichín) Fattore, Vicente (Tito) Olivé y más tarde Mingo Fattore; integrarían el plantel de empleados.

En esos tiempos, ya contaban con una Sucursal en la localidad de Godoy, cuya representación estaba a cargo de Angel Pedicini. Además tenían vendedores en Coronel Bogado y Cepeda.

En el salón del frente se ubicaban los muebles listos para ser entregados. Tiempo más tarde se anexa Bazar y Juguetería. El salón de lustre, estuvo muchos años a cargo de los hermanos Mingo y Chichín Fattore y de Juan Pereya.

Los colchones de lana que se usaban en ese entonces, eran soportados por elásticos de metal. Estos, se adquirían en la localidad de Empalme a los Sres. Ricci Hnos.

Con el ingreso de Poroto Gónzález, se incorpora otra actividad, como fue la Fabricación y reparación de Elásticos y Fábrica de Camas de Hierro. Las camas se hacían en hierro común y cromadas. Tiempo después esta sección se traslada a la calle Independencia y 9de Julio. Tenían como ayudante a Roque Logrieco.

En 1950, Rogelio Abrigo, siendo muy jóven, aprende el oficio de colchonero, actividad ésta que desarrolló durante muchos años. Con la inseparable escardadora, realizaba trabajos en las zonas rurales y a domicilio cuando así se lo requerían. Recuerda Rogelio,
que llegaba a hacer hasta 4 colchones por día.

Y así desfilaron por este lugar numerosos jóvenes, entre otros; Juan Armoa, Nicolás Dilonardo, los hermanos Giordano, Eduardo Ianni y Rogelio Dellamaggiora.

Promediando los años 50, Chiquito les alquila a Tito Olivé, JoséYanni y los hermanos Mingo yJuan Fattore, la carpinteria y el salón de lustre, que operó hasta fines de esa década del 50, cuando se cierra definitivamente.

En los años 60 sale el primer colchón a resortes; tiempo después el de poliéster. Reemplazarían al viejo colchón de lana. También los elásticos cambiarían por las parrillas de madera. Fin de una época, donde desaparecía así toda una actividad que durante años había dado trabajo a tanta gente.


 

Antes de cerrar, queremos recordar brevemente a un carpintero, Honorio Deheza, especialista en muebles, que de muy joven aprende el oficio en la firma Pampaluna, Brunela y Cía. de Rosario. Trabajó en Fattore y Spina y fue capataz en la carpintería de De
Giácomo. Ejerció el oficio en el galpón de carpintería que adquirió a José Smacchia. Luego instaló también en su casa, Victoria 41 (hoy Irigoyen), un taller donde trabajó varios años. Fue Maestro de Carpintería en la Escuela Técnica, también realizó obras de carpintería mecánica, como en las casas de familias de Humberto Petta y de Rodolfo Moscariello. 

Fue obra suya además, el altar de la Capilla del Colegio San José.



Completamos de esta manera, la tercera entrega de un tema, tan caro a los sentimientos de tantos, muchos de ellos inmigrantes, que poblaron nuestro querido terruño de esperanzas y trabajo.


Agradecimientos: 

Tito Olivé, José Yanni, Mercedes Deheza, Tato Bozzo, Nano Fattore, Luis y Roberto Logrippo, Juan C. Lenci y Anastacio Ricardi.  


Material Consultado: Material de Archivo


* Este material fue publicado originalmente en TEMAS & NEGOCIOS .



 

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti