" />
  

 

10 Feb

El "berretín" de las cosas idas... Tiempos de teatro en Arroyo Seco

 

Tiempos de Teatro: Pepe y Antonio Chiaramonte -  Don Pedro Bogetich y su "TEATRO APOLO"

 

 

Decíamos en nuestro número anterior, luego de una reseña sobre el Teatro en nuestro Pueblo; que en la medida que nos fuera posible rescatarlos, iríamos publicando acontecimientos sobre aquellos memorables tiempos. Fue así como a través de Pinceladas de Recuerdos pudimos evocar a Francisco Porreca, inmigrante y pionero del arte escénico. Y a medida que avanzamos van apareciendo otros apellidos con gran protagonismo.


Se trata de los hermanos Antonio y Pepe Chiaramonte; hermanos ambos de Cayetano Chiaramonte, y padre este último de Berenice, a quién hemos tenido el privilegio de contar en nuestra adolescencia como profesora de Historia y Literatura. Docente que se brindaba con pasión y entrega en cada una de sus clases, logrando que nos sintiéramos verdaderos protagonistas de esos minutos incomparables. Ella fue y es Berenice Chiaramonte de Montané; y hoy la magia de los sentimientos, convocó atravesando el tiempo, al reencuentro con esta tan añorada profesora de los años dorados del Colegio Segundario; y así nos relata Berenice algunas de sus vivencias familiares. . .


Convocada por dos queridos ex alumnos, Antonio Velluto y Daniel Crescente para aportar algo de mis recuerdos familiares, en mi amado pueblo natal (perdón por lo de pueblo), trataré de cumplir con lo pedido.

En mi familia paterna Chiaramonte, se advertía, como en tantas otras descendientes de italianos, ciertas inquietudes hacia la música, que tanto me hizo amar mi recordado padre, u otras disciplinas artísticas, y en este caso específicamente teatrales.

Uno de mis tíos, Antonio, me inculcó disfrutar la bella lingua del Dante, enseñándome canzonettas que yo aprendí, seguramente, por fonética.

Precisamente Antonio compartía con su hermano Pepe el amor por el Teatro. Pepe era el más dotado de aptitudes histriónicas y creo que ambos fueron impulsores del primer elenco filodrámático de Arroyo Seco.

Sé que Pepe, posteriormente radicado en Buenos Aires, integró la compañía de comedias de Raimundo Pastore, un actor muy  conocido en los años 30 y 40. Con esa compañía realizó varias giras y compartió elencos con otro actor famoso de entonces,  Alberto Anchart.

Pepe amaba el tango y por supuesto admiraba a Gardel, así es que queda en el recuerdo familiar la visita de Carlos Gardel a Arroyo Seco.

Pepe Chiaramonte se trasladó luego a Mar del Plata donde, con su natural simpatía e histrionismo narraba en animadas tertulias, que en muchos veranos integraba su gran amigo Mansueto Maiorano, variadas anécdotas de Arroyo Seco, sin olvidar el agregado del pintoresco acento italiano con que las enriquecía.

Recuerdo que evocaba a don José Settecase, quién no permitía el uso de sombreros en la sala del cine "Sociedad Italiana" y que para identificar a los infractores en los intervalos (en cada acto de la película) hacía abrir todas las puertas y obedecer la "Ordenanza": "Sacarse el sombrero".

¡ Cuántos sucesos arroyenses se habrán actualizado en Mar del Plata !

... Y hoy, transcurrido el tiempo, y evocando a mi terruño, pienso que los "Fresnos de mi Pueblo", habrán entregado ya su áurea  belleza en las diagonales de la plaza...

Berenice Chiaramonte de Montané.- Rosario, Mayo de 2005


 


Y así como a Francisco Porreca, y a los hermanos Antonio y Pepe Chiaramonte, se los recuerda como impulsores del teatro local;  junto a ellos fueron creciendo otros, atraídos por la magia de este arte.

Esto dio lugar a la formación de importantes elencos que llegaron a ofrecer tertulias de salas repletas.

Nacía la década del 20 y Don Pedro Bogetich, tuvo la idea y la hermosa tarea de Construir un Teatro . . . "para que la vida siga  creando fantasías y realidades". . .

"Pinceladas de Recuerdos", nos permite rescatar a través de este fragmento la nostálgica historia de aquel Teatro...


Don Pedro Bogetich y su "Teatro Apolo"...


Hace pocos días, al promediar una de las mañanas calurosas del mes de diciembre, una tradicional y querida familia de nuestro  
medio, se trasladó a otro punto, cerrando así su ciclo de vida en nuestra ciudad, Doña Juana y Doña Rosa Bogetich. Desde ese día 
fijaban su nuevo domicilio en Rosario.

El camión de mudanza, cargado con los antiguos muebles emprendió la ida al nuevo lugar, agregando a su carga un bagaje de  
recuerdos y de tradición. Quizás esto que es formal sea más que parte de un capítulo de la vida de Arroyo Seco; pero la verdad que una nube de nostalgias y hechos del pasado afloraron en mi mente e innegablemente recordé a Don Pedro Bogetich; el jefe de la familia; austríaco de orígen, cuyas anécdotas de tiempos yo escuchaba.

Había instalado en Arroyo Seco y en su propiedad (hoy Belgrano 540 - Centro Cultural) un almacén y despacho de bebidas, durante la década de 1910 a 1920.

Merced a su trabajo crió a su familia, luego liquidó su negocio y en el viejo galpón de su casa llevó a cabo mejoras y lo transformó 
en un Teatro, el lugar se alquilaba para fiestas y funciones; así nació el "TEATRO APOLO".

Aquel viejo teatro que ya no existe, cuya única entrada para el público era por una puerta del terreno baldío lindante (hoy edificio Biblioteca), y en donde se instalaban los circos que recorrían el país, unía muchas veces sus fantasías a las de aquellos trotamundos portadores de alegrías e ilusiones.

Recuerdo entre los que se instalaron, al "Circo Japonés", y el de "Los siete hermanos Rivero", cuya atracción principal consistía en la 
presentación del Tony "Cachipuchi" que hacía las delicias de los niños de mi tiempo.

El Teatro Apolo, competía con el Cine Teatro Sociedad Italiana. Dos núcleos teatrales de aquella época rivalizaban entre sí ; el 
Centro Filodramático "Florencio Sánchez" y el "Centro Filodramático Enrico Caruso". Ambos estaban integrados por Luis Carena, Romeo De Giácomo, Armando Dilonardo, Pepe Chiaramonte, Francisco Porreca, Liberato Cianci, José Chiorra, José Romagnoli y otros que escapan a mi memoria. Actrices rosarinas como Italia Bonizoli y Herminia Alcoy, reforzaban sus elencos.

Notable puja de valores del Teatro independiente de nuestro pueblo, que montaban obras del sainete porteño y criollo que es un  poco la base de nuestro Teatro nacional.

Deshilvanando recuerdos, desfilaron por el escenario del "Teatro Apolo"; Libertad Lamarque, Azucena Maizani y muchas compañías teatrales rosarinas de prestigio; entre ellas la de "Sócrates Molina".

Los entreactos daban lugar para tomar asiento en un gran servicio de buffet que funcionaba junto al Teatro , y que era atendido por los familiares de Don Pedro Bogetich.

Luego pasaron los años y el "Teatro Apolo" fue para la ciudad un recuerdo...

Durante la segunda guerra mundial, nació en nuestro pueblo el auge de los negocios de demolición y así la piqueta fue haciendo 
desaparecer aquel Teatro de tanto valor cultural para la población. Se demolió todo; el salón con sus palcos, su escenario y su piso.


     

Por mucho tiempo, un afiche de Libertad Lamarque, que se había conservado en el interior del salón, permaneció visible como mudo testigo sobre la pared que lindaba con la Municipalidad.

Luego la intemperie, el sol, el viento y la lluvia, poco a poco, lo fueron destruyendo y así se esfumó el último vestigio de una época, 
"belle époque".


Material Consultado: "
Pinceladas de Recuerdos"; Material de archivo; Reseña Histórica.

Agradecemos a: 
Berenice Chiaramonte de Montané, Roberto De Giácomo.



* Este material fue publicado originalmente en TEMAS & NEGOCIOS.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Noticias más leídas...

Aarón Alostiza y su familia viajan a China

 

No hubo ganador para la casa de C.R.I.A.S., el bono contribución vuelve a sortearse

 

Este sábado se sortea la casa de C.R.I.A.S.

 

Pronóstico de lluvias y tormentas fuertes

 

Hubo ganadora para la casa de C.R.I.A.S.

 

 

 

 

 

17 de septiembre convocatoria de vecinos por más seguridad

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti