26 Dec

Padre Pedro: como el Niño de Belén, seamos luz y alegría para los demás.

 

 

 

En la Nochebuena y Navidad, el nacimiento de Jesús, es una de las celebraciones centrales del cristianismo.

En la Homilía de la Misa celebrada el martes 25 de diciembre en la Parroquia la Asunción el Padre Pedro Pergañeda expresó: " estamos celebrando un misterio extraordinariamente hermoso, de un Dios que se hizo pequeño por nosotros.

En esta celebración pretendemos (aunque a veces nos cueste hacerlo), saltar, gritar de alegría, saltar de gozo, por un Dios que nos ama, ...emocionarnos porque el Niño de Belén está entre nosotros, sabiendo que puede cambiarnos la vida y regalarnos tres cosas, si nosotros estamos dispuestos a recibirlas.

En las lecturas de estos días se nos dice que Dios se hizo pequeño, se hizo Luz para nosotros. Y cuando uno está en la oscuridad y nos prenden la luz, es como que se nos amplía el horizonte...vemos por dónde ir, para nosotros el Niño de Belén es esa Luz. Cada uno en su familia sabrá lo que está viviendo y el Niño Jesús nos viene a decir que hay una esperanza, una luz, una puerta abierta.

La segunda cosa que decimos, y lo repetimos hasta que lo logremos, es que el Niño de Belén es causa de nuestra alegría, porque Dios está con nosotros y no nos abandona.

Y como todos los niños, como los niños de nuestras casas, el Niño de Belén puede sacar lo mejor de nosotros, ¿y qué es lo mejor que nosotros tenemos? el poder transformarnos como Él, en luz para los demás, en causa de alegría para los demás y que nuestra vida sea una donación, un regalo, para los demás y que nosotros también podamos iluminar la vida de los otros, que podamos ser causa de alegría.

Por eso en este día que celebramos el nacimiento de Jesús, le pedimos a Dios que ese Niño sea nuestra luz, nuestra alegría y que también nosotros podamos ser luz, alegría y don para los demás."

 

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti