11/02/21

La Matemática Alicia Dickenstein ganó el 23° Premio Internacional L`Oréal-Unesco

 

La doctora en Ciencias Matemáticas  fue reconocida por su contribución a la geometría algebraica y sus aplicaciones. 

 

 

La matemática argentina Alicia Dickenstein ganó el 23° Premio Internacional LOréal-Unesco "Por las Mujeres en la Ciencia", junto a otras cuatro ternadas, anunciaron los organizadores de este prestigioso galardón que reconoce cada año a científicas de excelencia de todo el mundo.

La doctora en Ciencias Matemáticas del CONICET fue reconocida por su contribución fundamental a la geometría algebraica y sus aplicaciones. Es la primera matemática argentina en ganar el Premio.

En esta edición, en la que se premiaba investigación en ciencias de la materia, matemáticas e informática, junto a la científica argentina fueron premiadas la química keniana Jane Catherine Ngila, la química japonesa Kyoko Nozaki, la informática israelí-estadounidense Shafrira Goldwasser y la astrofísica francesa Françoise Combes.

"Me siento sumamente honrada. Las otras dos matemáticas que recibieron el premio años anteriores son sumamente importantes: una es Ingrid Daubechies, única mujer que fue presidenta de la Unión Matemática Internacional, y la otra fue la francesa Claire Voisin; ambas brillantes", indicó a Télam Dickenstein, profesora de la Facultad Ciencias Exactas y Naturales de la UBA e investigadora de Conicet.


Según informaron los organizadores del premio, la científica argentina fue recompensada por "sus trabajos excepcionales a la vanguardia de la innovación matemática, aplicando la geometría algébrica al ámbito de la biología molecular".

"Sus investigaciones permiten comprender las estructuras y los comportamientos precisos de las moléculas y las células, incluso a una escala microscópica. 

Con su trabajo en la frontera entre las matemáticas puras y aplicadas, construyó vínculos importantes con la física y la química y permitió a los biólogos adquirir una comprensión estructural profunda de las reacciones bioquímicas y de las redes enzimáticas", describió el comunicado.

Dickenstein es la novena argentina en recibir este premio de reconocido prestigio internacional y la primera matemática del país.

Las otras argentinas que recibieron el galardón en la categoría de "Laureadas" (es decir a la trayectoria) fueron Mariana Weissman (2003); Belén Elgoyhen (2009); Cecilia Bouzat (2014); Andrea Gamarnik (2016); Amy Austin (2018), y Karen Hallberg (2019); en tanto que Julia Etulain (2017) y Maria Molina (2019) fueron premiadas en la categoría de Rising Talent (talento en ascenso).


Desde 1998, el programa L Oréal-Unesco "Por las Mujeres en la Ciencia" ha reconocido más de 3.400 investigadoras de 110 países, entre ellas cinco que luego recibieron premios Nobel: Emmanuelle Charpentier y Jennifer A. Doudna (Premio Nobel de Química 2020), Christiane Nüsslein Volhard (Premio Nobel de Medicina en 1995), Ada Yonath (Premio Nobel de Química en 2009) y Elizabeth H. Blackburn (Premio Nobel de Medicina en 2009).

Según el último informe de la Unesco, presentado este jueves, sólo el 33% de las personas que realizan investigación son mujeres, y si bien hubo un crecimiento, "la evolución es lenta en particular en física, matemáticas, informática e ingeniería".

"Este nuevo estudio muestra que no es suficiente atraer a las mujeres a una disciplina científica o tecnológica. También debemos saber cómo retenerlas, velando por que sus carreras no estén sembradas de obstáculos y que sus logros sean reconocidos y apoyados", señaló Shamila Nair-Bedouelle, Subdirectora General de Ciencias Naturales de la Unesco.

Y añadió que "si bien representan el 33% de los investigadores, solo el 12% de ellas, en promedio, son miembros de academias nacionales de ciencias de todo el mundo".

Por su parte, Alexandra Palt, Directora General de la Fundación L Oréal, indicó que "La invisibilización de las mujeres en la ciencia es todavía muy significativa. Hoy en día, menos de 4% han recibido un premio Nobel científico y el techo de cristal sigue siendo en la investigación".

"Es absolutamente necesario aspirar a una transformación profunda de las instituciones, de la enseñanza y promoción de las investigadoras, del sistema en su conjunto. Mientras persista el desequilibrio de género en la ciencia, nunca podremos enfrentar los desafíos de una sociedad inclusiva o abordar los problemas científicos que enfrenta el mundo"

 

 

Desarrollado por Rodrigo Guidetti